Adicción a los teléfonos celulares

Ciertamente en la actualidad la mayoría de personas, bien sean jóvenes, adultos o incluso niños, tiene un teléfono celular; se habla que ya 3 de cada 5 personas posee uno (en algunos sectores la proporción es mayor), aumentando las cifras a medida que se vuelven más disponible los servicios de internet; y con el aumento de usuarios de smartphones también se ve incrementado el número de quienes sufren adicción a sus teléfonos celulares.

telefono movil

Si bien los smartphones son una herramienta de altas capacidades y potencial en muchos aspectos y profesiones en la actualidad, a veces dejamos de hacer uso de los teléfonos para caer en el abuso de estos aparatos, siendo incapaces de sobrellevar el tiempo que no estamos con el movil encima o como mínimo, en un lugar visible «por si acaso».

A pesar de que todos o casi todos somos concientes de esta realidad, seguimos incapaces de tomar cartas en el asunto, y como sociedad, simplemente seguimos cayendo en los abismos creados por los teléfonos celulares entre las diferentes personas, en estructuras sociales que van desde grupos de amigos, equipos de trabajo, familiares y de pareja; sí, todo esto por el uso desmedido del smartphone.

Podemos ver cada vez más recurrentemente y en mayor medida según sea el nivel de desarrollo socio económico de un país, como las personas van en vías públicas caminando (o incluso) manejando, con la vista en las pantallas de sus teléfonos; llegando a crearse una suerte de muro social que nos impide el contacto humano real, pues en todo momento y lugar estámos prestando más atención al móvil que a las personas que nos rodean.

¿Podemos hablar de adicción al teléfono?

reunion amigos telefono

Técnicamente, no; debido a que no es considerada la dependencia excesiva del teléfono móvil en el Manual Diagnóstico y Estadístico de las Enfermedades Mentales, que desestima la nomofobia (como se le llama al miedo excecivo a salir de casa sin el teléfono o a mantenernos separados de el), como una adicción. Sin embargo, por lo visto anteriormente y sumado a ciertas características presentes en algunas personas, podríamos pensar que están cerca a ser adictas al uso del celular podríamos decir que es una condición como mínimo, bastante particular y preocupante.

Esta dependencia al móvil comparte similitudes con dependencias a otros dispositivos, como lo son las consolas de videjuegos, el computador y el internet en sí mismo y no es de extrañar pues en el mismo teléfono podemos encontrar actualemten todas esas funcionalidades y muchas más.

Algunas características de las personas con nomofobia

Podemos observar entre las personas con dependencia al teléfono celular algunas de estas acciones y características:

Mal estado de ánimo.
Ansiedad.
Desorden de sueño.
Priorizar el dispositivo.
Ensimasmiento excesivo.

Como se dijo antes, el teléfono celular es una herramienta imprescindible para muchos trabajos actualmente, sin embargo la línea que separa la necesidad laboral o de estudios contra lo que es la dependencia anormal suele volverse bastante difusa. Es tarea de cada uno de nosotros el observar la medida en que es realmente necesario el uso del teléfono o más aún, si nuestras actitudes ante la tenencia o falta del telefono en ciertos momentos son o no reacciones exageradas para luego tomar cartas en el asunto de ser necesario.

Vivir sin teléfono celular es posible

Sí, es posible vivir sin un smartphone; y no necesariamente debes eliminarlo por completo de tu vida (caso contrario con adicciones); pues en el caso de la nomofobia podemos solo suspender el uso del teléfono por lapsos de tiempo prolongados para vivir y convivir con otras personas más allá de una pantalla.

La invitación es a vivir y a recordar apreiar ese mundo que nos rodea y a disfrutar incluso esos momentos especiales, cumpleaños, conciertos y demás que incluso se ven opacados por el uso del teléfono.

One Comment

  1. Vick

    Muchas personas no se dan cuenta de su adicción, hasta que por algún motivo se quedan sin el teléfono y es allí donde se puede notar que si puede llegar a ser una enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.